Uno de los componentes esenciales de este programa es dar capacitación, materiales y seguimiento a los grupos de monitores comunitarios de la región. Mediante esto buscamos que la gente local se involucre activamente en las actividades de monitoreo y conservación del jaguar. Gracias al monitoreo comunitario nosotros estamos aprendiendo mucho acerca de los jaguares, por ejemplo, dónde están, cuantos hay, cuánto tiempo persisten en áreas con influencia humana, etc. Además, la gente de las comunidades está aprendiendo a conocer a los animales que tienen en su bosque y a darle un mayor valor y aprecio a éstos.

Dentro de los grupos de monitoreo comunitario más consolidados que tenemos están los vigilantes y monitores del Monumento Natural Yaxchilán y del Área de Protección de Flora y Fauna Chan-Kin. Estos dos grupos pertenecen a la comunidad de Frontera Corozal y además son vigilantes comunitarios de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas quienes resguardan y están a cargo de los campamentos de dichas áreas.

El equipo de jaguares de la Selva Maya durante una de las reuniones de acompañamiento con monitores comunitarios de Frontera Corozal.

Gracias al trabajo de ellos hay presencia permanente en estas Áreas Naturales Protegidas, las cuales son esenciales para mantener el hábitat de los jaguares en el sur de la Selva Maya. Agradecemos mucho el compromiso de estos dos grupos de monitores comunitarios y el apoyo de Rufford Small Grants, que nos ha permitido dar continuidad a este trabajo y asegurar la permanencia de nuestro programa de monitoreo a largo plazo.

Abajo les dejamos la liga de Rufford Small Grants donde se describe nuestro proyecto y además uno de los videos obtenidos durante las actividades de monitoreo (crédito: Monitores Comunitarios del Área de Protección de Flora y Fauna Chan-kin y Programa Jaguares de la Selva Maya).

https://www.rufford.org/projects/antonio_de_la_torre_de_lara

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.